Ucrania Intensifica la Terapia de Sustitución de Opioides para Reducir el VIH

Un paciente recibe metadona líquida

Un paciente recibe metadona líquida (Fuente: Josh Estey / Flickr)

El gobierno ucraniano está ampliando el alcance del programa de terapia de sustitución de opioides (OST, por sus siglas en inglés), una herramienta de reducción de daños que disminuye el riesgo de sobredosis y la propagación de enfermedades. Dicho programa es financiado por el estado.

Ucrania ha proporcionado OST en forma gratuita a aproximadamente 8.000 personas desde el comienzo de 2017, y ahora las autoridades han hecho que aún más individuos tengan acceso al tratamiento. A partir de este año, Ucrania está financiando totalmente el programa OST para más de 10.000 pacientes en 178 centros de salud en todo el país, “un aumento de 100 veces en el número de pacientes bajo OST en Ucrania desde 2005”, según la Organización Mundial de la Salud (OMS, por sus siglas en español / WHO, por sus siglas en inglés).

Bajo el programa OST las personas que usan opioides ilícitos, tales como la heroína, reciben medicamentos opioides recetados, como la metadona o la buprenorfina, para su administración en centros asistenciales supervisados. El tratamiento OST es un método de reducción de daños para las personas que usan opioides; debido a la naturaleza aséptica y clínica de los suministros de opioides del programa, el mismo reduce el riesgo de sobredosis de las personas y limita la transmisión de enfermedades infecciosas, tales como la hepatitis C y el VIH. También proporciona una oportunidad a los pacientes para que interactúen con servicios de salud relacionados - para algunas personas, ésta puede ser su única interacción regular con un profesional de la salud. Para aquellos pacientes que dejan de usar opioides ilegales fuera de su terapia, el programa OST significa que [posiblemente] ya no tengan que involucrarse con el mercado ilegal en absoluto.

Los programas piloto de OST primero comenzaron en Ucrania en 2004 y crecieron en prevalencia durante los años subsiguientes. Con anterioridad a 2017, estos programas en Ucrania eran fundamentalmente financiados por el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, pero un aumento en el nivel de ingresos del país en 2016 tuvo como resultado una reducción en el financiamiento por parte del Fondo Mundial. Este cambio en los aportes financieros llevó al gobierno a comprometerse a apoyar esta medida de reducción de daños, optando por financiar la iniciativa en forma total, [tal como] informara anteriormente TalkingDrugs.

Según los datos de 2015 de la organización benéfica internacional de VIH y SIDA Avert, alrededor del 1 por ciento de la población adulta de Ucrania - unas 346.000 personas - se inyecta drogas. Considerando que casi la cuarta parte de las nuevas infecciones por el VIH en Ucrania son causadas por el uso de drogas inyectables - a menudo a través del uso de agujas no estériles en ámbitos no clínicos - la necesidad del programa OST es absolutamente clara para los expertos en salud. Por lo tanto, la reciente decisión del gobierno de ampliar el acceso a dicho programa, ha merecido elogios por parte de los profesionales sanitarios, ya que contrarresta los daños potenciales derivados del consumo de drogas y de las enfermedades infecciosas.

Martin Donoghoe, asesor principal sobre tuberculosis, VIH y hepatitis viral en la filial ucraniana de la OMS, en Kiev, calificó este desarrollo como “un hito importante para la salud pública en Ucrania. La OMS y sus entidades asociadas han estado trabajando junto con el gobierno durante muchos años para finalmente ver al programa OST aceptado y respaldado financieramente. Esto muestra que Ucrania está totalmente comprometida a hacer frente al VIH”.

El respaldo del gobierno para esta medida también contó con el apoyo de los pacientes que usan el tratamiento OST.

“OST me ha salvado la vida. Me ha [permitido] volver con mi familia, me he casado con mi novia y estamos planeando tener hijos”, comentó Anton Basenko, un paciente ucraniano de OST. “OST me ha convertido en lo que soy, un empleado de una organización internacional y un representante de la comunidad de personas que se inyectan drogas y pacientes de OST en el Consejo Nacional de Lucha contra la Tuberculosis y el VIH / SIDA”.

“No debemos olvidar que todas estas vidas se salvaron mediante el apoyo económico de donantes internacionales. Sin embargo, este financiamiento no puede proporcionarse para siempre, y sin el apoyo del estado, todas estas personas están condenadas”.

Mientras que en la mayor parte de Ucrania la gente se beneficia con este apoyo financiero del gobierno al programa OST, no se puede decir lo mismo de quienes viven en Crimea. La península de Crimea, reconocida por la mayoría de los países como territorio ucraniano, fue ocupada por el estado ruso en 2014. De acuerdo con la legislación rusa, el programa OST es ilegal, lo que significa que unos 800 pacientes que habían tenido acceso a este tratamiento durante años, repentinamente fueron privados del mismo. Si bien el alcance de este cambio que ha afectado a las personas que se inyectan drogas en la región es difícil de determinar, sin lugar a dudas ha contribuido [a causar] muertes.