El Voto para legalizar la Marihuana en Italia está Retrasado pero la Posibilidad de una Potencial Reforma Continua

El Voto para legalizar la Marihuana en Italia está Retrasado pero la Posibilidad de una Potencial Reforma Continua

Se estima que un 73 por ciento de italianos apoyan la legalización de la marihuana (Fuente: Legalizziamo)

El gobierno italiano ha pospuesto el voto para la legalización de la marihuana para el mes de septiembre después de que un grupo parlamentario de derecha desbarató a propósito su votación, pero el apoyo público a la reforma sigue siendo elevado.

El lunes 25 de julio, un proyecto de ley fue presentado en la Cámara de Diputados italiana para legalizar y regular el tráfico de marihuana. Actualmente, el cultivo o la venta de marihuana pueden dar lugar a una pena de prisión, mientras que la posesión de drogas puede ser castigada con una multa.

El proyecto de ley, presentado por el Inter-gruppo Parlamentare Cannabis Legale (IPCL), un grupo multipartidario de parlamentarios, fue pospuesto después de que políticos opositores introdujeran cientos de enmiendas. Más de las tres cuartas partes de las enmiendas - alrededor de 1,300 de las 1,700 - fueron introducidas por la Alleanza Popolare (Popular Alliance), un grupo disidente de derecha del partido de Silvio Berlusconi, People of Freedom.

Marco Perduca, ex senador italiano y coordinador de la campana Legalizziamo (Vamos a Legalizar), afirma que muchas de las enmiendas propuestas eran falsas y deliberadamente toman mucho tiempo. Las solicitudes para "suprimir los párrafos o mover palabras" fueron hechas con "la intención de retrasar o descarrilar el proceso", dijo Perduca a TalkingDrugs.

El intento de hacer fracasar el proceso tuvo cierto éxito, sólo a pocas horas de su introducción en el parlamento, la votación sobre el proyecto de ley se pospuso hasta septiembre.

La introducción del proyecto de ley fue co-patrocinado por 221 de 630 diputados de la Cámara, entre ellos el Vicepresidente de la Cámara, lo que indica que ya cuenta con un amplio apoyo. Sin embargo, el potencial para el éxito final del proyecto de ley es ambiguo. Este podría ser aplazado por más tiempo, el calendario parlamentario de Septiembre, ya está congestionado con otras reformas importantes que pueden dominar la agenda. Además, incluso si el proyecto de ley fuera ratificado por la Cámara, esté aún debe pasar por el Senado - la cámara alta del parlamento - que tiene una composición política más conservadora.

A pesar de esta resistencia entre algunos parlamentarios, la reforma de la ley de la marihuana goza de un apoyo significativo entre el público en general.

Una encuesta del año 2015 encontró que alrededor del 85 por ciento de los italianos están de acuerdo en que la "represión del mercado de las drogas livianas es ineficaz, y que las estrategias alternativas, como la despenalización, debe desarrollarse", y el 73 por ciento apoya un mercado legal regulado para la marihuana. La encuesta, realizada por Ipsos para IPCL, también preguntó por cuáles candidatos de los partidos políticos votaron en la última elección, y encontró apoyo para la reforma en más del 50 por ciento del espectro político.

Entre los beneficios de la legalización de la marihuana, Perduca afirma que "liberaría recursos [estatales], aliviaría la carga de los tribunales, restringiría el flujo de dinero de las mafias, y proporciona al gobierno una nueva fuente de ingresos".

De ser aprobada, esta legislación pondria a Italia a la vanguardia del movimiento de reforma de la marihuana en Europa. Aunque algunos países, como los Países Bajos, toleran la venta de marihuana, y otros, como España, permiten el cultivo personal, ningún país europeo ha regulado totalmente su comercio de marihuana. El único país del mundo en hacerlo es Uruguay, aunque se espera que Canadá aplique un mercado legal y regulado de marihuana en el año 2017.

En una encuesta del año 2014 realizada por the European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction, casi uno de cada 20 italianos adultos afirmaron haber consumido marihuana en el mes anterior, mientras que alrededor de uno de cada tres informaron haberla utilizado al menos una vez en su vida. Esta alta prevalencia sugiere que la legalización podría ganar considerables ingresos para el Estado; un beneficio considerable en el contexto del estancamiento económico de Italia.