1. Inicio
  2. Artículos
  3. Julián Quintero: Entrevistando a la “Persona que más ha educado a los colombianos sobre las drogas”

Julián Quintero: Entrevistando a la “Persona que más ha educado a los colombianos sobre las drogas”

En colaboración con Proyecto Soma, TalkingDrugs ha tenido acceso a una interesante entrevista con una de las principales figuras del movimiento de reforma de las políticas de drogas en Colombia, quien tiene una visión fantástica del poder internacional que tiene América del Sur en la esfera de las políticas de drogas a nivel mundial. La versión original está disponible en la versión en español de nuestro sitio web. 

 

Por su labor como fundador y director de Échele Cabeza, Julián Quintero (nacido en Caldas, 1978) ha sido presentado en la televisión pública de su país como "la persona que más ha educado a los colombianos sobre las drogas". Esa descripción es radical en uno de los países latinoamericanos más marcados por la narcoviolencia en su historia reciente. Más aún cuando, por ejemplo, cuando le llegó el turno en la Comisión de Estupefacientes de la ONU, dijo que "las nuevas generaciones de ciudadanos -los más jóvenes y los más viejos también- no van a dejar de usar las drogas como parte de nuestra experiencia vital de vivir la vida" y que no comprender esa realidad es "ir en contra de la evolución como civilización".

Quintero, de la mano de Vanessa Morris y un equipo de voluntarios en constante crecimiento, ha hecho de Échele Cabeza el proyecto de reducción de daños y riesgos de drogas más avanzado de América Latina en doce años. El único con total legalidad para analizar drogas en fiestas y capaz, por ejemplo, de tener, en una sola noche, equipos trabajando simultáneamente en las ciudades de Bogotá, Cali y Medellín para evitar que las personas pongan en riesgo su salud o su vida por consumir sustancias adulteradas.

El crecimiento de Échele Cabeza es palpable. Sus instalaciones, actualmente en remodelación para pasar de dos días a cuatro, son la antesala del futuro que Quintero ve inminente: la evolución de la organización hacia una empresa logística de reducción de daños. Un cambio aún más cercano tras la reciente victoria de Gustavo Petro, el próximo presidente de Colombia, aliado de las reformas a la política de drogas. Así, calcula, Échele Cabeza puede dejar atrás el trabajo más enfocado a la comunidad. Pero eso, por ahora, parece difícil. Este último fin de semana en el festival Baum, cuando anunciaron que por fin abrirían las puertas a más de 18,000 personas tras 7 horas de colas por problemas logísticos, no fue suficiente haber conseguido tener un nuevo stand para que la gente se atendiera sola. agua gratis Puso una mesa, la cubrió con vasos, tomó un barril de agua con ambas manos y comenzó a llenarlos hasta el borde. “Toma, mantente hidratado”, comenzó a repartir. Quintero no sólo "educa" a los colombianos sobre las drogas, sino que también -y quizás sobre todo- los cuida.

 

Varias veces se ha referido al equipo de Échele Cabeza como sus hijos. Si son tus hijos, ¿qué significan para ti todas esas personas que vienen a una fiesta y nada más entrar les ofreces vasos de agua para que se mantengan hidratados?

Son las personas anónimas que deberían ser los beneficiarios de las políticas públicas o un principio que los seres humanos deberían tener para vivir en comunidad. Es como esos principios de la ética: hacer el bien para que los demás estén bien o hacer el bien sin mirar a quién y sin esperar recompensa. Es como ese otro ser humano del que no sé mucho, y tampoco quiero que sepan mucho de mí, pero que por lo que hago mejorará su bienestar y será más feliz en la vida.

 

En su último libro se le describe como alguien que entiende en primera persona las motivaciones de quienes buscan el placer a través de las sustancias. ¿Qué motivaciones puedes reconocer cuando la gente viene a analizar sus sustancias para drogarse?

Durante muchos años hemos puesto la satisfacción, el placer y la interacción social en el centro del consumo de drogas y el objetivo de drogarse. La primera vez que analizamos las drogas fue en 2013, entonces todas las personas que vienen ahora creo que ya han procesado durante todos estos años que las sustancias pueden ayudar a tener una experiencia agradable en conexión con el medio ambiente, pero esta experiencia, si no sepa cómo manejarlo, puede ser peligroso. Entonces, todos los que van allí a pedir una recomendación, a hablar abiertamente de drogas, buscan un nivel de confianza y seguridad para tener una experiencia más placentera. La fiesta de este fin de semana entra en el ranking de inolvidable para más de la mitad de los jóvenes de entre 18 y 25 años que acudieron. Recordarán ese día que estaban con 4 o 5 amigos, con su pareja, hermanos, y que estaban emocionados por la música, las drogas, pero también porque había alguien que les decía cómo podían hacer ese momento más pleno. Y eso es político; es jodidamente político. En el frente, sin darse cuenta, se podía ver pasar al hijo del ministro o al trabajador industrial, al trabajador doméstico, al campesino, al paramilitar y al guerrillero. Todos ellos se despiertan un domingo con una fuerte resaca de pastillas, y el padre les decía, 'mira, se murió una niña', y luego el hijo les contestaba yo sí fui a analizar; analizaron la mía [sustancia], y aquí estoy, en la casa. Y eso mueve los cimientos de la sociedad.

 

Hoy ustedes promueven reformas a las políticas de drogas; le apuestan a la regulación de sustancias para crear un mercado formal, y analizan las drogas para saber si están adulteradas. ¿Cuál es la percepción que tienen los narcos de ti?

Hasta ahora, no me han declarado una amenaza. Evidentemente ese día va a llegar, y cada vez que puedo, en una entrevista digo, por favor, avísame antes porque no me voy a dejar matar por esto, y me voy de este país. No seré mártir, por favor; me iré Pero creo que, en el fondo, los sensatos nos ven como un controlador de mercado porque la calidad del mercado repercute en un buen negocio para ellos. Cuando empezamos a analizar las drogas, la proporción era de un 70% de sustancias negativas y un 30% de sustancias positivas. Hoy somos 15% negativos y 85% positivos. Muchos distribuidores vienen y nos piden que abramos solo para ellos. A veces nos da miedo porque abres esa puerta y entran tres, y uno está aquí armado, uno tiene una bolsa con veinte muestras, y el otro tiene una bolsa llena de dinero, y dicen, bueno, amigo, esto es lo que yo voy a empezar a mudarme, y necesito saber qué le voy a vender a la gente. Eso pasa. Y me parece que este distribuidor también es muy responsable.

Julián Quintero al frente de la Mesa Distrital de Cannabis de Bogotá, organismo independiente para canalizar las demandas y ambiciones de los usuarios de marihuana hacia las políticas públicas de la capital. (Foto: Fran Brivio)

 

Hay todo un discurso y una teoría sobre las posibilidades y beneficios que traería la regulación de las drogas. Pero, ¿qué tan real es pensar en eso cuando ves la cantidad de personas detrás del narcotráfico?

Veo la regulación como la entrada del Estado a competir en un mercado que es ilegal. Y el Estado va a generar condiciones para competir. Puede ser el Estado o alguien con licencias, y ellos van a dar nuevos valores agregados. Y es que vamos a vender un gramo de cocaína por los mismos 50 mil pesos que están en la calle. Pero les voy a dar calidad, seguridad, tranquilidad moral y apoyo en salud. Te brindaré la posibilidad de que tus impuestos ayuden a este país. Será un proceso de 20, 30 y 40 años. Eso será solo el comienzo. Como en todo negocio va a haber un rango de ilegalidad, pero espero que en 20, 30 años el escenario de ilegalidad de la cocaína esté entre 15% y 20%, no como hoy que es 100%. ¿Y dónde estarán? Bueno, lo ha dicho Petro: hay que negociar con los dueños de la violencia de mercado y negociar desde la perspectiva de la humanidad. Los narcos no llegan a los 50 años. Los pocos mayores de 60 años son porque estuvieron en la cárcel, están escondidos o han visto morir a todos. Hay que ver cómo contarles esa historia. Diles: democraticemos el negocio; no tendrán tanta ganancia, pero vivirán un poco más, y estarán un poco más tranquilos porque hay algo para todos. Esa, creo, es la tarea ahora. Hay que llamar a los dueños de la violencia y pedirles que corten sus lazos con la corrupción, los políticos, las mafias de corbata y las que lavan dinero. A cambio de eso, habrá libertad, tranquilidad y perdón.

 

Se suele decir que Colombia es uno de los países más innovadores y progresistas en materia de políticas de drogas y, sin embargo, sigue siendo un país donde se acecha a los usuarios, donde el narcotráfico está por todas partes. Entonces, ¿cuál es el impacto real en el día a día de las políticas públicas en el tema de drogas?

Tengo una frase: te das cuenta de que vas avanzando en materia de políticas públicas de drogas cuando llega la derecha y te barre hacia atrás. Lo que queda en pie es lo que avanzaste. En Colombia entre 2010 y 2018 llegó la reducción de daños, llegó el cannabis medicinal, el Centro Móvil de Atención a Drogodependientes (Camad), llegó la dosis de avituallamiento, llegó el trato penal diferenciado, y luego llegó este hijo de puta y echó todo al revés . ¿Qué quedó en pie? En Colombia hay dosis de avituallamiento; se puede fumar en los parques y llevar. Diría que esto es un avance en términos de política, pero, por supuesto, no estamos para un cambio moderado. Un cambio moderado es lo mismo. Eso de decir, demos un pasito, vamos despacio… Ya me cansé del cambio moderado. Así era Juan Manuel Santos (expresidente de Colombia), el cambio moderado. Lo más revolucionario que hizo fue ponerse de pie en la ONU y decir que había que reducir los daños. ¡Ohhh, el primer presidente en decir reducción de daños en las Naciones Unidas! No, tenemos que decir: ¡necesitamos legalizar la pericooo (cocaína)! Eso es lo que hay que decir. Es simple. ¿Con quién vamos a hablar? Canadá, Suiza, ¿lo vamos a hacer o no? Los Estados Unidos de América se pueden ir a comer mierda. Vamos a hacer negocios contigo; los tres podríamos estar cubiertos de plata.

 

Si tuvieras aquí frente a ti a los presidentes latinoamericanos, ¿qué les dirías?

En serio, en serio, les diría: miren, si me ayudan a resolver este problema que tengo de pobreza y violencia en mi país apoyándome en la regulación, será beneficioso para todo el barrio. Y no te voy a decir que te lances de cabeza, pero si nos ayudas a resolver esto, seguro que hay un puto nivel de pacificación en nuestro continente, y no solo en la violencia rural o urbana derivada de la guerra, sino en la niveles de corrupción en los estados asociados al narcotráfico.

 

Ha disertado y participado en encuentros internacionales sobre políticas de drogas, como los de la ONU. ¿Qué se discute allí en las butacas, en los bares?

Una cosa que aprendí en Viena y Nueva York es que todos en los pasillos están de acuerdo en legalizar. Todo el mundo dice que esto no funciona. Claro, y cuando suben allá dicen que no, es porque el uno de arriba y el otro de arriba son los gringos o los chinos o los musulmanes o los rusos. Pero todos en los pasillos están de acuerdo en legalizar. Obviamente, también aprendí que lo más lento y paquidérmico, retrasado, anticuado, tradicional, burocrático, ladrón es Naciones Unidas: lo peor que puede haber en el sistema de drogas en el mundo. Es el que más estorba, el que más jode, el que más gasta; es el estorbo, gilipollas. Y nosotros pagamos toda esa burocracia.

 

¿Cuál es el papel de América Latina en esa discusión?

En Latinoamérica depende mucho del momento político de cada país. Me encantó uno de los días que estuve allí. China, Estados Unidos, los musulmanes y Rusia dijeron que las drogas son lo peor y tal. Y Uruguay, muchachito, dijo: bueno, me voy a legalizar, ¡y qué! ¡Así! ¿Y quien eres tu? Voy a legalizar y que! ¿Algún problema? China, Estados Unidos, gritaron ¡Cerremos las fronteras! Fue monumental ver eso. Y el año que siguió, bueno, callad: no, estaban revisando, viendo el impacto. Entonces, depende mucho del momento político, pero creo que nos ven como el continente más innovador, de arriba abajo. Sí nos ven como el que más está tirando de reformas en el mundo. Miran con mucha curiosidad a la sociedad civil latinoamericana. Nos respetan mucho. Estamos entre los más poderosos. Las grandes ONG europeas están trabajando aquí por una razón. Aquí es donde están pasando las cosas. Y bueno, hago las mejores fiestas.

Quintero, en la fachada del local fijo de Échele Cabeza, un espacio donde, una vez por semana, la gente puede acudir a analizar sus drogas. (Foto: Fran Brivio)

 

¿Qué cree que tiene América Latina para enseñar las políticas de drogas del mundo?

la dignidad La primera mano. Pragmatismo. No sé si esto es bueno o malo, pero como continente hemos tenido que sufrir mucho. Pobreza, corrupción, golpes de estado, drogas, narcotraficantes y a pesar de eso, estamos felices. La capacidad de recuperarse, de parar, de innovar, de tener ganas. En parte también queremos ser medio arribistas y creer que pertenecemos al primer mundo y darnos unos debates del primer mundo y proponer cosas al primer mundo cuando el primer mundo dice, oye, cálmate ya, ya no estás ni 2% de la economía de este mundo, entonces ¡sh! Creo que la beligerancia. Compañero, me encanta que haya guerrillas en este continente; parece que esto no deja de ser una demostración de esos sentimientos primarios que no han sido domados por la cortesía internacional de la diplomacia, la de callar y decir que algún día todo será mejor. ¡De ninguna manera!

 

Y viceversa, ¿qué cree que América Latina no ha entendido sobre las políticas de drogas de otros lugares?

El dinero. No hemos entendido que esto es un negocio. Aquí seguimos pensando en Pablo Escobar, que puso bombas, y, oh, Dios mío. No hemos entendido cuál es EL negocio. Tenemos todo el derecho a estar traumatizados por el narcotráfico, no lo niego, pero esa mancha y ese trauma no nos han dejado ver las oportunidades de negocio.

 

has escrito en Revista Cáñamo que la regulación tendrá que hacer frente a todo ese discurso aceitado por 60 años en Estados Unidos sobre la prohibición, pero que el trabajo de los barrios, de la academia, de la sociedad civil ya ha impulsado una fase de cambio inevitable. ¿Puede el trabajo de la sociedad civil latinoamericana realmente confrontar las políticas estadounidenses que se han instaurado en la región durante todas estas décadas?

Creo que tienes que intentarlo. Ya vemos el resultado… voy a ser un poco humilde, pero a los gringos les va a doler mucho, igual que a los ingleses les dolió que empezáramos a hacer pruebas de drogas legalmente antes que ellos. Y no van a decir eso, porque es Colombia, es el tercer mundo, horrible, cómo se le ocurre. Los ingleses empezaron hace cinco años y tienen mil veces más dinero que nosotros, y no hay reconocimiento ni repercusión. Alguien me preguntó el otro día cuántos bots teníamos para nuestras cuentas de redes sociales y cuánto pagamos por publicidad. ¿Pagar? Esto ha sido uno a uno. Y que no lo reconocerán. Nosotros vamos a ser los que digamos por dónde está el camino, hermano. En unos años vamos a tener firmado un proyecto de regulación de la cocaína. ¿Y qué hijo de puta vamos a hacer? ¡Escalofriante! Pero hay que hacerlo. Y lo haremos.

 

Usted ha dicho que habrá un conflicto muy salvaje cuando los políticos corruptos, la policía y los narcotraficantes se den cuenta de que su negocio se va a acabar. Y que cuando llegue el día te van a matar a ti y a todos los que piensen lo mismo. Si no quieres ser un mártir, ¿cuál sería la resolución de esta historia para ti?

Espero averiguarlo antes de que eso suceda para huir. Es la única opción que tengo. Seguramente me callaré un rato, pero sí, el día que se enteren se van a cabrear. Pero estas personas que presentaron la factura de la cocaína, ninguno de ellos fue amenazado. Si no les dijeron nada a estos tipos que están presentando un proyecto de ley -que sí que es algo para poner a temblar a los narcos-, debe ser que los narcos también están un poco cansados. O tienen tal nivel de control del negocio que saben que no va a ser real. No hermano. Ojalá pudiera averiguarlo antes de que suceda algo. Qué molestia. Tengo terror a las armas. Pero eso es a lo que estás expuesto en este país y en todas partes.

*Raúl Lescano Méndez es editor y cofundador de Proyecto Soma, un grupo de reducción de daños con sede en Perú. Puedes encontrar su trabajo. aquí, Y en la Instagram, Facebook and Twitter

Publicación anterior
Evidencia de la ceguera selectiva del gobierno brasileño ante el cannabis
Publicación siguiente
Las salas finlandesas de consumo de drogas obtienen apoyo popular y político

Contenido relacionado