1. Inicio
  2. Artículos
  3. La guerra contra las drogas de Perú es un fracaso abyecto: esto es lo que puede aprender de Bolivia

La guerra contra las drogas de Perú es un fracaso abyecto: esto es lo que puede aprender de Bolivia

Cuando las fuerzas gubernamentales peruanas comenzaron a erradicar la hoja de coca, la materia prima de la cocaína, sin previo aviso en un rincón remoto de la principal región productora de coca de Perú en noviembre pasado, se encontraron con cultivadores armados con palos y piedras. Las fuerzas de seguridad que respaldan a las brigadas de erradicación respondieron disparando balas y gases lacrimógenos, hiriendo gravemente a cinco agricultores.

“Tenemos un gobierno abusivo. Golpearon fuerte a los cocaleros… Nos dispararon con gases lacrimógenos, con armas de grueso calibre”, nos dijo el líder comunitario Rúben Leiva.

La producción de cultivos de drogas es pensado principalmente en como un tema de delincuencia y seguridad. Pero la mayoría de las personas se ven obligadas a producir debido a la pobreza y la falta de oportunidades en la economía legal.

Durante 40 años, las políticas en Perú han priorizado la erradicación forzosa de la hoja de coca bajo una intensa presión del gobierno de Estados Unidos. Economías débiles, campesinos convertidos en forajidos y violaciones de los derechos humanos son las resultado de esta estrategia militarizada de cultivos y control de drogas.

La producción de coca no ha encogido en generalsimplemente cambiando su ubicación, a menudo a través de una replantación extensiva, que agrava la deforestación. La fabricación mundial de cocaína en 2017 alcanzó su nivel más alto: unas 1,976 toneladas, más del doble de la cantidad registrado en 2013, garantizando la flujo de drogas hacia el norte.

 

La búsqueda de alternativas

 

Estos resultados negativos han estimulado debate regional en torno a la violencia, la corrupción y la inestabilidad alimentadas por las actuales políticas de drogas. Bolivia ha emergido como un líder mundial en promover un nuevo modelo basado en la participación campesina y la no violencia.

Una mujer se para frente a un mural que representa el cultivo de coca. El Chapare, Bolivia. Tomás Grisaffi, autor proporcionado

A partir de 2004, los sucesivos gobiernos han permitido a los cocaleros cultivar una cantidad restringida de hoja de coca, y el cumplimiento está a cargo de los propios sindicatos locales de cocaleros. Esta hoja de coca se vende a intermediarios registrados y mercados nacionales como un estimulante suave, similar a la cafeína. La hoja también contiene una gran cantidad de nutrientes como el calcio y la vitamina C.

Este modelo basado en la comunidad ha demostrado ser más eficaz en la reducción de la superficie cultivada de coca que la represión policial y militar, y ha ampliado los derechos sociales y civiles en regiones antes periféricas. La inversión del gobierno, las políticas de equidad de género y el reconocimiento internacional de 2013 del derecho de los bolivianos a consumir la hoja en el país han fortalecido la estabilidad local.

A su vez, esto ha fomentado la diversificación económica alejándose de la coca. En Bolivia se cultivaron 23,100 hectáreas de coca en 2018, menos de la mitad que en Perú.

El programa es reconocido como un “las mejores prácticas” por la Organización de los Estados Americanos. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo informó en 2019 que:

Al reconocer el cultivo de coca como una fuente legítima de ingresos, el gobierno [boliviano] ayudó a estabilizar los ingresos de los hogares y colocó a los agricultores en una mejor posición para asumir el riesgo de sustituir los cultivos ilícitos por cultivos o ganado alternativos.

Dos trabajadores toman un descanso para mascar coca, Chapare, Bolivia. Tomás Grisaffi, autor proporcionado

Mientras que la política de cultivos de drogas estaba experimentando un cambio profundo en Bolivia, el vecino Perú continuó con estrategias basadas en la erradicación diseñadas y (hasta 2011) financiadas por los EE. UU.

La experiencia de los programas de Perú los mismos problemas como el de bolivia antes de 2004 cuando cambió de rumbo, pero en un contexto de mayor violencia tanto por parte del Estado como fuerzas insurgentes. Los cultivadores de Perú han soportado repetidos ciclos de erradicación forzosa, desarrollo fallido y violencia por parte del estado, los insurgentes y los narcotraficantes.

 

¿Podría funcionar en Perú?

 

La urgencia de probar algo diferente llevó a algunos cocaleros peruanos y sus organizaciones a viajar a las regiones cocaleras de Bolivia en 2019. Tres delegaciones de seis regiones hablaron con cocaleros, visitaron proyectos financiados por el estado para promover cultivos alternativos y piscicultura y se reunieron con bolivianos funcionarios, incluido el jefe de la policía antinarcóticos y miembros del congreso.

Salieron con una sólida comprensión de lo que podría ofrecer el control comunitario de Bolivia. Posteriormente, las organizaciones de productores educaron a sus miembros sobre el modelo, además de proponer su posible adopción con la Unión Europea y la organización estatal de control de cultivos de coca (DEVIDA).

“Podríamos hacer un proyecto piloto del modelo boliviano aquí”, insistió la líder productora Marianne Zavala de la provincia peruana de Junín. “Sé que funcionaría bien y realmente queremos probar esto”.

Coca dejada secar en la calle, Chapare, Bolivia. Tomás Grisaffi, autor proporcionado

Pero para que el modelo de Bolivia tenga alguna esperanza de éxito en Perú, se deben abordar dos obstáculos. Las estructuras sindicales rurales de Perú carecen de la cohesión de base que ha demostrado ser crítica en Bolivia. Las organizaciones de productores de coca en Perú, así como los municipios locales, necesitarán una amplia capacitación y desarrollo de capacidades, así como asistencia para forjar un consenso regional y nacional sobre un enfoque alternativo.

Este desafío se ve agravado por la desconfianza excesivamente alta entre las poblaciones rurales de Perú, incluidos los cultivadores de coca, hacia el Estado, en particular las fuerzas de seguridad y DEVIDA. La experiencia de Bolivia ofrece ideas sobre cómo esta desconfianza puede ser disminuida.

Los cocaleros bolivianos diseñaron la política de control comunitario, dotaron de personal a las instituciones estatales relacionadas y han visto a sus propios representantes políticos en posiciones de poder. Hicieron hincapié en la participación política a sus pares peruanos. “Nunca hubiéramos podido llegar tan lejos si hubiéramos trabajado como un sindicato de productores”, dijo el líder boliviano Felipe Martínez a los peruanos.

Los agricultores preparan plántulas de coca. Tomás Grisaffi

Pero el desestabilizacion de bolivia en noviembre de 2019, cuando el presidente Evo Morales fue destituido tras acusaciones de realizar elecciones fraudulentas, destaca cuán dependiente es el control comunitario de la coca del compromiso del gobierno en el poder.

El gobierno interino anti-Morales de Añez ha amenazado con volver a erradicación forzada para socavar los sindicatos locales leales a Morales. Ha matado a nueve personas durante una protesta de cocaleros y continúa amenazando a los líderes de los cocaleros con el pretexto de combatir el narcotráfico.

Monumento a los nueve cocaleros asesinados en noviembre de 2019, Cochabamba, Bolivia. Tomás Grisaffi, autor proporcionado

La confianza que alguna vez tuvieron los cultivadores de coca en el gobierno se ha evaporado, y con ella los cimientos del control comunitario. Esto contiene una lección importante. Si un gobierno continúa tratando a los cultivadores de coca como enemigos, personas sobre las que las políticas deberían actuar en lugar de colaborar, entonces la violencia, el desarrollo fallido y el cultivo de coca continuarán sin cesar.La conversación

 

Este artículo se republica de La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el articulo original.

Tomás Grisaffi, Profesor de Geografía Humana, Universidad de Reading; kathryn ledebur, Compañero visitante, Universidad de Readingy linda, Compañero visitante, Universidad de Reading

Publicación anterior
La guerra contra las drogas y la justificación de la peste negra
Publicación siguiente
Cómo la guerra contra las drogas en EE. UU. es una herramienta para criminalizar a las personas LGBTQ+

Contenido relacionado