1. Inicio
  2. Artículos
  3. Armas y feminicidios: la (mal llamada) guerra mexicana contra las drogas y la violencia de género

Armas y feminicidios: la (mal llamada) guerra mexicana contra las drogas y la violencia de género

La (mal llamada) 'Guerra contra las Drogas' en México fue declarada en diciembre de 2006 por el expresidente Felipe Calderón. A pesar de los resultados violentos de esa guerra y de los múltiples enfoques que han tenido diferentes presidentes, ha habido un deterioro de los resultados, particularmente en forma de feminicidios y otras expresiones de violencia de género en todo el territorio.

(Nota del autor: El término “feminicidio" se usa en lugar de feminicidio en México y otros países latinoamericanos como un término político que destaca la responsabilidad del estado en facilitar este crimen. El Estado y su violencia estructural engendrada tienen la responsabilidad de su incapacidad para prevenir este delito).

Datos recientes de la Comisión Nacional de Búsqueda revelaron que en México han desaparecido más de 90,000 personas, la mayoría desde 2006, y más de 4,000 fosas comunes clandestinas han sido encontrados por familiares de víctimas y activistas. Es difícil comprender el tamaño de la tragedia. La falta de registros consistentes y transparentes complica encontrar el número exacto de víctimas.

La militarización de la seguridad pública es un elemento central continuo de la Guerra contra las Drogas en México, comúnmente entendida como armamento y fuerza y ​​presencia territorial creciente. Sin embargo, la militarización ocurre cuando el Estado da legitimidad a las fuerzas militares en sectores fuera de los temas tradicionales relacionados con la 'seguridad'. Un ejemplo actual notable es la participación activa del ejército y guardia nacional (que el actual presidente es tratando de militarizar oficialmente) durante los programas de vacunación contra el COVID-19 y en el proyecto de construcción del nuevo aeropuerto.

Si bien México ha experimentado un aumento en la violencia general desde el comienzo de la Guerra contra las Drogas, su impacto en las personas ha sido asimétrico. Una perspectiva de género es cada vez más esencial para comprender los temas complejos que dan forma a la Guerra contra las Drogas.

 

¿Cómo se relaciona la Guerra contra las Drogas con la violencia de género en México?

La justificación de las medidas de militarización se deriva principalmente de una lógica de guerra prohibicionista, razonando que existe una amenaza urgente para el estado que debe abordarse a toda costa. Sin embargo, en realidad, esta (supuesta) guerra contra el crimen organizado ha sido una guerra contra las personas, particularmente contra aquellas que son vulnerables y discriminadas, como es el caso de las mujeres, los pobres, los racializados y/o miembros de LGBTQIA+ comunidad.

Podemos ver que la Guerra contra las Drogas de México ha fracasado incluso bajo sus propios propósitos estatales explícitamente declarados; por ejemplo, el número de cárteles que operan en el país se han duplicado con muchos fundados por ex militares.

La impacto de esta guerra va desde el aumento de la violencia generalizada, la destrucción del tejido social y una larga lista de violaciones de los derechos humanos: tortura, homicidios, feminicidios y desapariciones forzadas. La combinación del estigma social en torno a los temas relacionados con las drogas, los prejuicios contra las personas que consumen drogas y la cultura de la violación ha llevado a las autoridades y a la sociedad en general a culpar, deshumanizar y desacreditar a las víctimas (incluso en feminicidios), provocando una revictimización. Además, los niveles de detención y encarcelamiento de mujeres por delitos relacionados con las drogas han aumentado exponencialmente, impactando también a sus familias y comunidades.

 

Asesinatos de mujeres en México

Comúnmente se ha pensado que el feminicidio ocurre en un ámbito más privado o íntimo, y que la Guerra contra las Drogas está más relacionada con espacios públicos donde el crimen organizado y el Estado son los actores principales del conflicto, pero esto no es cierto. Es esencial desafiar estas nociones arraigadas, reconociendo que los feminicidios son vinculado a la Guerra contra las Drogas.

Hace tres décadas, Ciudad Juárez, ciudad en la frontera norte de México, captó la atención internacional por ser considerada el epicentro de los feminicidios. En medio de las negociaciones del TLCAN, que generó nuevas dinámicas comerciales entre México, Estados Unidos y Canadá, Melissa Wright escribí importantes piezas etnográficas sobre la maquila: fábricas de procesos de manufactura, ensamblaje y exportación de bajo costo, alta calidad y mano de obra intensiva, donde trabajaban mayoritariamente las víctimas de los feminicidios de Ciudad Juárez. La violencia contra las mujeres se vio agravada por las pésimas condiciones laborales en las maquilas, donde las condiciones laborales eran denunciado como abusos a los derechos humanos.

Los feminicidios ocurridos en la década de los 90 en Ciudad Juárez abrieron discusiones sobre los factores económicos que inciden en la violencia de género, los mercados de alta demanda, las implicaciones de la lógica capitalista de las mujeres como 'cuerpos descartables', las formas y significados de cómo las mujeres son asesinadas y expuestos, y el nivel estructural de esa violencia.

Los feminicidios en Ciudad Juárez demuestran que la violencia contra las mujeres en México no es nueva. Sin embargo, hay nuevos patrones que han llevado a El aumento de feminicidios y homicidios de mujeres desde el gobierno de Calderón que hay que reconocer. De manera similar a lo que ha sucedido con la violencia relacionada con el crimen organizado, la violencia letal contra las mujeres se ha expandido desde la frontera norte a todo el territorio mexicano.

 

El despliegue militar

La organización feminista intersección publicaron su 'dos guerras' informe sobre violencia contra las mujeres en México, analizando cómo los enfrentamientos en los que se vieron involucradas las Fuerzas Armadas mexicanas tuvieron un impacto significativo en el número de homicidios de mujeres y feminicidios entre 2007 y 2018, justificados por la Guerra contra las Drogas. Este análisis se centró no solo en la violencia generalizada que desata la militarización, sino también en la violencia provocada por los propios militares. El informe muestra que la mayoría de los enfrentamientos fueron entre las fuerzas armadas y presuntos grupos criminales, y no siempre como resultado de operaciones planificadas sino más bien por patrullas aleatorias.

El informe muestra que la mayoría de los enfrentamientos fueron entre las fuerzas armadas y presuntos grupos criminales, y no siempre como resultado de operaciones planificadas sino más bien por patrullas aleatorias. El acrónimo SEDENA significa Secretaría de la Defensa Nacional y SEMAR para Secretaría de Marina. Mesa: Intersección

 

El informe Intersecta también presenta dos hallazgos fundamentales:

  • Los enfrentamientos entre las fuerzas armadas nunca estuvieron asociados a una disminución de los homicidios, ni de hombres ni de mujeres. El despliegue militar, evaluado a través de los enfrentamientos de las Fuerzas Armadas, no obtuvo los resultados prometidos. No logró contener y reducir la violencia.
  • Los enfrentamientos que involucraron a las Fuerzas Armadas se asociaron consistentemente con el aumento de homicidios, tanto de hombres como de mujeres. No solo no lograron contener y reducir la violencia, sino que también la exacerbaron.

Estos hallazgos revelan cómo los enfrentamientos de las fuerzas armadas han contribuido directamente al aumento de los niveles de violencia: el aumento de la militarización no ha sido una estrategia que haya ayudado a proteger a las mujeres o a disminuir la violencia, sino todo lo contrario. A pesar de esta información, las fuerzas militares continúan ampliando su poder.

 

las armas de fuego

Equis Justicia, Intersecta, Data Cívica y Centro de Estudios Ecuménicos son organizaciones mexicanas coautoras de un informe sobre violencia de genero con armas de fuego afirmando que las armas de fuego son cada vez más utilizadas para asesinar mujeres: En 2006, tres de cada diez perdieron la vida por armas de fuego. Ahora, es seis de cada diez, y en algunas partes del país es casi ocho de cada diez.

Otro estudio del CIDE sobre los incrementos de la violencia en la guerra contra las drogas mostró que entre enero de 2007 y octubre de 2010, la brecha de género de los homicidios violentos con arma de fuego se había ampliado significativamente, al pasar de 275 casos a 1,643 en hombres (aumento del 498%) y de 19 a 155 en mujeres (aumento del 716%).
Es difícil rastrear las armas de fuego en México, ya que muchas podrían provenir del ejército o del mercado ilegal. Pero, en los últimos 16 años de la Guerra contra las Drogas, las Fuerzas Armadas Mexicanas han recibido un mayor nivel de 'asistencia' extranjera, principalmente de los EE. UU., con programas como 'la Iniciativa Mérida' donde proporcionaron armas, entrenamiento militar, municiones y hasta perros a las Fuerzas Armadas mexicanas. También se han traficado armas a través de la frontera entre Estados Unidos y México, con la Oficina Estadounidense de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos. tomando nota en 2014 que el 71.9% de las armas incautadas en México habían llegado desde EE.UU.

Es evidente que no existen anteproyectos ni soluciones inmediatas en un contexto complejo como el mexicano. Aún así, conocemos muchos de los efectos contraproducentes de las estrategias y la lógica que son pilares de la Guerra contra las Drogas y deben detenerse:

  • La prohibición de las drogas está exacerbando la violencia dentro del narcotráfico, y los costos de librar una guerra de este tipo están afectando cada vez más a las mujeres.
  • Los enfrentamientos entre fuerzas armadas y presuntos grupos criminales han contribuido a una violencia exponencial. En el extremo receptor de esta violencia cada vez son más las mujeres
  • La creciente militarización de la Guerra contra las Drogas ha derramado armas del 'Norte Global' y del ejército mexicano, alentando el armamento de los narcotraficantes.

No puede haber justicia y libertad para las mujeres en un contexto de guerra. Las discusiones sobre políticas de drogas deben abordar la perspectiva de género e interseccional porque agregar una lente de género al análisis de esta guerra ayuda a demostrar su futilidad y costos humanos. Explorar las causas profundas de la violencia de género en México pasa necesariamente por analizar el impacto que esta guerra sin sentido tiene sobre las mujeres y las personas LGBTQIA+ y reconocer que algunas de las medidas que se están tomando actualmente, como las respuestas punitivas, pueden no contribuir a la transformación estructural necesaria para desmantelar el género. basada en la violencia a largo plazo.

Publicación anterior
¿Podría la goma de opio ser la solución a la crisis de las sobredosis?
Publicación siguiente
El cannabis legal de Ghana se encuentra con un obstáculo constitucional

Contenido relacionado