1. Inicio
  2. Recursos
  3. Cómo formula la UE políticas sobre drogas

Cómo formula la UE políticas sobre drogas

La forma en que la Unión Europea (UE) crea políticas de drogas puede parecer confusa dados los múltiples niveles de toma de decisiones y formulación de políticas en el bloque. Aquí descubrimos cómo se crea la política de drogas de la UE, incluido cómo se toman las decisiones sobre drogas, si las políticas de drogas son vinculantes para los Estados miembros y más.

Para comprender plenamente el panorama actual de las políticas de drogas, es necesario dar algo de contexto sobre la historia de las políticas de drogas de la UE.

 

Una breve historia de la política de drogas de la UE

Las estrategias europeas en materia de drogas son bastante recientes; el primer plan introdujo en 1990. Durante las primeras etapas de la integración europea, abordar las drogas ilegales podría haberse visto como un área potencial para una mayor colaboración entre los gobiernos nacionales. Sin embargo, la falta de consenso sobre la forma más efectiva de abordar este fenómeno durante los años 1980 y principios de los 1990 significó que la UE se abstuviera de emitir juicios sobre la preferencia por un método de control de drogas sobre otro. En cambio, la política de drogas fue designada como un área de subsidiariedad, lo que significa que fue delegada a la toma de decisiones a nivel nacional.

No fue hasta 1995 que la Comisión Europea redactó y adoptó el Plan de acción europeo de lucha contra las drogas 1995-99, que incluyó esfuerzos para coordinar las respuestas internacionales al tráfico de drogas, la reducción de la demanda (como campañas de educación sanitaria) y mejorar la coordinación de acciones entre los organismos encargados de hacer cumplir la ley para abordar la producción y el tráfico de sustancias ilegales.

Desde entonces, ha habido muchas iteraciones de “planes de acción antidrogas” europeos. Los documentos vigentes actualmente son:

  • La Estrategia de Drogas de la UE 2021-2025, que es el documento de más alto nivel que establece las prioridades básicas que abarcan la reducción de la oferta y la demanda de drogas, abordando los daños relacionados con las drogas, la cooperación internacional, la investigación, la innovación, la previsión, la coordinación y la gobernanza;
  • La Plan de acción de la UE contra las drogas 2021-2025, que es más operativo y describe la hoja de ruta para la implementación de la Estrategia de la UE sobre drogas.

La Estrategia de la UE sobre Drogas y el Plan de Acción de la UE sobre Drogas son desarrollados por el Consejo de la UE, incluidos los Estados miembros, con aportaciones de la Comisión Europea e informalmente de la sociedad civil. Aunque no se consulta formalmente a las organizaciones de la sociedad civil y a las comunidades, se les permite comentar los borradores.

Estas Estrategias de Drogas de la UE guían el sistema europeo de políticas de drogas, delineando esfuerzos de coordinación y cooperación, estableciendo tentativamente principios, metas y objetivos comunes para la política de drogas.

 

¿Cuáles son las principales instituciones europeas responsables del control de drogas?

Diferentes instituciones desempeñar un papel en el desarrollo y aprobación de la legislación sobre drogas de la UE, así como en el seguimiento y evaluación de la implementación de la política de drogas de la UE. Éstas incluyen:

  • La Comisión Europea, que es responsable de monitorear y evaluar la implementación de la Estrategia de Drogas de la UE, así como de implementar algunas de las acciones -pero no todas- en la Estrategia de Drogas de la UE y el Plan de Acción. La Comisión es responsable de elaborar legislación y leyes sobre cuestiones relacionadas con las drogas, incluida la financiación de intervenciones, la regulación y la supervisión de la Agencia de Drogas de la UE.
  • La Consejo de la Unión Europea, que es el principal órgano de toma de decisiones compuesto por representantes de todos los Estados miembros. Coproduce legislación con el Parlamento Europeo y es el único responsable de la toma de decisiones en materia de políticas y documentos de estrategia internacionales sobre drogas. El Consejo es también un espacio para el intercambio de conocimientos y la cooperación entre los Estados miembros.
  • La Parlamento Europeo, que es el único organismo de elección directa que aprueba y supervisa la implementación de la legislación sobre control de drogas.
  • La Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT), que proporciona información y análisis basados ​​en evidencia sobre la situación de las drogas en Europa, además de brindar asistencia técnica y capacitación a los estados miembros de la UE sobre cuestiones relacionadas con las drogas. Esto se convertirá en la Agencia de Medicamentos de la UE en 2024 con un nuevo mandato.
  • Europol, la agencia policial que apoya a los estados miembros de la UE en la lucha contra el crimen organizado, incluido el tráfico de drogas.
  • Frontex, que es responsable de coordinar la gestión de las fronteras europeas y la seguridad marítima, incluida la lucha contra el tráfico de drogas, dependiente de Dirección General de Migración y Asuntos de Interior.

Además de lo anterior, la UE también cuenta con otras instituciones que participan en el control de drogas, como la Agencia de la Unión Europea para la Cooperación en materia de Justicia Penal (Eurojust) y la Agencia de la Unión Europea para la formación policial (CEPOL).

 

¿Qué hace el OEDT?

El Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT) es el punto de referencia sobre información sobre drogas y toxicomanías en Europa. Sin embargo, el OEDT tiene una doble naturaleza como organismo sanitario y policial; Esto ha significado que su mandato no esté claro, ya que monitorea los mercados de drogas pero recomienda intervenciones para alterar el mercado, desde la reducción de daños hasta medidas de aplicación de la ley.

Además, el OEDT no regula directamente las drogas en la UE. En cambio, apoya los procesos de formulación de políticas de drogas de la UE proporcionando evidencia a nivel europeo, así como análisis continentales sobre los mercados de drogas a través de la recopilación de datos a nivel nacional.

El OEDT también proporciona asistencia técnica y formación a los Estados miembros de la UE sobre una serie de cuestiones relacionadas con las drogas. Esto incluye ayudar a los estados miembros a desarrollar e implementar políticas y estrategias nacionales en materia de drogas, proporcionar sesiones informativas que resuma la investigación sobre temas específicos de drogas y evaluar la eficacia de las intervenciones en materia de drogas.

El OEDT también elabora el informe anual Informe Europeo sobre Drogas que proporciona una visión general completa de la situación de las drogas en Europa, incluidas las tendencias en el uso, el tráfico y la producción de drogas. Su Perfiles de políticas de drogas Proporcionar un análisis en profundidad de las políticas de drogas de cada estado miembro de la UE. El Observatorio sobre Drogas y Adicciones (AOD) es una plataforma web que brinda acceso a una amplia gama de datos e información sobre drogas y drogadicción.

La transformación del OEDT en EUDA en Julio 2024 traerá consigo un nuevo mandato para la organización. Entre otras tareas, la nueva agencia desarrollará capacidades de evaluación de amenazas a la salud y la seguridad, emitirá alertas sanitarias, establecerá laboratorios forenses y “desempeñará un papel internacional más fuerte y apoyará a la UE en la política de drogas a nivel multilateral”. Si bien todavía no está claro qué puede significar esto en la práctica, el último punto destaca que puede desempeñar un papel más importante en la armonización de la política europea sobre drogas, manteniendo al mismo tiempo gran parte de sus capacidades de seguimiento del mercado.

 

¿Son las políticas de drogas de la UE jurídicamente vinculantes?

No todas las políticas de drogas de la UE son vinculantes, lo que significa que los Estados miembros no están obligados a implementarlas. Por ejemplo, el Decisión marco de la UE, aplicado en 2004, era vinculante para los Estados miembros ya que formaba parte del Tratado de Niza. La naturaleza de la Decisión marco abarca medidas estrictas contra la producción, distribución, venta y posesión de drogas. Esto ha constituido un obstáculo real para las regulaciones del cannabis en el continente, ya que el enfoque amplio y uniforme de la decisión respecto de los delitos relacionados con las drogas puede obstaculizar la flexibilidad que necesitan los Estados miembros para establecer regulaciones más matizadas y progresivas.

Además, la disposición de la Decisión Marco excluye de su ámbito de aplicación determinadas conductas, como las actividades relacionadas con el cannabis, cuando se cometen exclusivamente para consumo personal; Esto ha significado que algunos países hayan podido despenalizar la posesión de la droga.

Discusiones sobre un potencial armonización de la política europea de drogas son comunes. Por ejemplo, la toma de decisiones coordinada respondería mejor a los patrones transnacionales de consumo de drogas, así como al tráfico que, por su propia naturaleza, ocurre a través de fronteras. Dado que el flujo de drogas en Europa pasa a través de los países con relativa facilidad, una respuesta armonizada sería la mejor manera de abordar las preocupaciones sobre el tráfico y los daños relacionados con las drogas.

Sin embargo, la voluntad de aumentar la armonía entre las políticas de drogas de los países y al mismo tiempo ceder poderes de toma de decisiones nacionales a una autoridad europea superior depende a menudo de los intereses políticos de los gobiernos nacionales. Con posibles divisiones entre la formulación de políticas europeas que aparecen en otras áreas políticas, una mayor armonización puede ser un desafío mayor ahora que antes.

La sociedad civil ha mantenido debates sobre políticas de drogas en el pasado para garantizar que la legislación futura refleje los intereses de las organizaciones. Fuente: CSFD

 

¿Cómo puede la UE garantizar que los Estados miembros cumplan su legislación?

Los responsables de las políticas de la UE deben influir en los Estados miembros para garantizar que exista cierto nivel de consenso entre las políticas de drogas de los países. Esto se hace a través de la legislación de la UE (que luego los estados miembros firman) o influyendo en las políticas a nivel nacional a través de “convergencia suave.

La UE fomenta la armonización de políticas a través de asistencia financiera y técnica, ayudando a su vez a implementar la legislación de la UE sobre drogas. Este enfoque de “poder blando” incluye financiación para programas de capacitación, equipos de vigilancia de drogas y experiencia internacional; o promoviendo las mejores prácticas en prevención, tratamiento y control de drogas entre los estados miembros a través de intercambios de información, visitas de estudio y otras iniciativas.

La UE también puede imponer sanciones a los Estados miembros que no cumplan con la legislación sobre drogas de la UE, principalmente como sanciones financieras. Apelando a los no europeos Amenazas de las redes criminales globales y el tráfico de drogas., que está indisolublemente ligado a preocupaciones xenófobas, también es una herramienta comúnmente utilizada para fomentar una mayor cooperación. En última instancia, la UE fomenta el cumplimiento, la cooperación y el diálogo mediante reuniones periódicas entre los responsables de la formulación de políticas, así como mediante el intercambio de información y recursos.

 

Direcciones futuras para las drogas de la UE, incluida la Estrategia de la UE sobre drogas 2021-2025

El futuro de la formulación de políticas de drogas de la UE, como se describe en el Estrategia de Drogas de la UE 2021-2025, adopta un enfoque equilibrado del problema de las drogas, centrándose en la prevención, el tratamiento y la represión. También reconoce la necesidad de abordar los factores sociales y económicos subyacentes que contribuyen al consumo de drogas.

La estrategia describe objetivos específicos, tales como:

  • Fortalecimiento de la seguridad para reducir la oferta de drogas y combatir los grupos del crimen organizado, el tráfico y los mercados ilícitos.
  • Reducir los niveles de violencia utilizar la aplicación de la ley y la inteligencia, mejorar el análisis de riesgos aduaneros y mejorar el control fronterizo.
  • Desarrollar un programa integral de drogas que promueva el bienestar, especialmente entre los jóvenes, retrasando, previniendo, tratando el consumo de drogas con estrategias basadas en evidencia que incluyan intervenciones familiares, combatiendo el daño de las drogas a través de programas y pruebas de agujas, e implementando el consumo supervisado.
  • Mejorar la cooperación internacional incluyendo gobiernos, organizaciones no gubernamentales (ONG) y el sector privado, promoviendo la investigación y la innovación.

Una coordinación más estrecha será siempre un tema para la formulación de políticas europeas sobre drogas. Como el investigador Eamon Doherty ha comentado: “[el problema de las drogas] es una cuestión en la que debemos cooperar todos juntos de forma eficaz o afrontar las consecuencias”. Si bien una mayor cooperación internacional no sólo fortalecería la frontera europea y las medidas punitivas asociadas, también podría mejorar el intercambio de prácticas de reducción de daños y apoyar iniciativas locales con fondos europeos.

La evolución de la política de drogas europea pone de relieve el cuidadoso equilibrio entre la influencia, el reconocimiento de las fuerzas del mercado mundial de drogas y la necesidad de respetar la soberanía nacional de los Estados miembros. Si bien los Estados miembros siguen siendo los principales responsables de la toma de decisiones sobre sus políticas nacionales contra las drogas, la UE ejerce una enorme influencia a través del establecimiento de normas, incentivos financieros y otras formas de poder blando.

La próxima transformación del OEDT en EUDA puede ser un paso significativo para ampliar aún más la influencia de la UE en la formulación de políticas sobre drogas. Esto puede ser un arma de doble filo: para los países con políticas de drogas más represivas, las intervenciones de reducción de daños pueden encontrar su camino. De manera similar, los países con sistemas de control de drogas más liberales pueden tener que moderar los enfoques innovadores para cumplir con los estándares moderados europeos. A medida que Europa avanza hacia una economía más enfoque titulizado a las políticas de drogas, estas últimas pueden volverse cada vez más comunes.

Una mayor integración puede crear una oportunidad para que se tomen en serio las intervenciones de salud pública basadas en evidencia, ya que abordan muchos de los problemas socioeconómicos subyacentes del consumo problemático de drogas. El énfasis en los temas de derechos humanos e inclusión social en la última Estrategia de la UE sobre drogas ofrece esperanzas de reformas positivas y, con suerte, un camino hacia una mayor reducción del daño en lugar de una criminalización.

Publicación anterior
Reducción de daños en el Reino Unido: los orígenes de la liberación
Publicación siguiente
La Operación Yukthiya en Sri Lanka arresta injustamente a miles de personas

Contenido relacionado