1. Inicio
  2. Artículos
  3. La Operación Yukthiya en Sri Lanka arresta injustamente a miles de personas

La Operación Yukthiya en Sri Lanka arresta injustamente a miles de personas

Atado afuera a árboles durante días, hambrientos, golpeados y humillados. Ésta es la realidad de los detenidos en los centros de rehabilitación obligatoria de drogas de Sri Lanka. Los centros de rehabilitación, administrados conjuntamente por el ejército y el Ministerio de Justicia, son sólo una de las muchas herramientas utilizadas para imponer una guerra punitiva contra las drogas en esta nación insular.

Una intrépida fuga en 2022 de cientos de detenidos, tras la muerte de un recluso que fue asesinado a golpes por oficiales militares que trabajaban en el Centro de Rehabilitación de Kandakadu, puso de relieve la brutal realidad que enfrentan quienes están en “tratamiento”.

“Pedí medicación y me golpearon”, uno de los fugitivos entrevistados le dijo a un periodista. “Estamos sufriendo por dentro. Por favor envíenos a la cárcel”, compartió otro.

Estos centros son parte de un enfoque holísticamente cruel hacia el consumo y el tráfico de drogas en Sri Lanka, que ha dado lugar a numerosas acusaciones de que el Estado viola los derechos humanos.



¿Qué es la Operación Yukthiya?

“Durante los últimos años, Sri Lanka ha adoptado un enfoque militarizado para el control y el tratamiento de las drogas”, dijo a TalkingDrugs Ambika Satkunanathan, abogada y activista de derechos humanos radicada en Sri Lanka. 

Operación Yukthiya, que se traduce como “justicia” en cingalés, fue la culminación de un intenso esfuerzo militarizado para controlar las drogas y a los habitantes de Sri Lanka que las consumen. La operación, que comenzó el 17 de diciembre, detuvo al menos 29,000 personas que de alguna manera estaban involucradas en el tráfico de drogas, con otras 1,500 personas detenidas en espera de más investigaciones. Al menos 1,600 personas más fueron enviadas a rehabilitación obligatoria de drogadictos.

Sri Lanka tiene una larga historia de leyes estrictas sobre el consumo de drogas, con usuarios tener problemas con cadena perpetua o la pena de muerte por haber sido sorprendido con sólo cinco gramos de heroína.

La operación ha sido criticada tanto por el Agencia de Derechos Humanos de la ONU así como una articulación ambiental de Human Rights International (HRI) y más de 30 otros grupos de derechos humanos y reducción de daños de todo el mundo. 

Según el comunicado, el operativo llevó a cabo “detenciones arbitrarias, principalmente contra personas de comunidades socioeconómicas marginadas; registros realizados sin orden judicial ni sospecha razonable; y trato degradante, incluidos registros al desnudo en público y registros de cavidades”. De acuerdo con la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, las fuerzas policiales llevaron a cabo redadas sin orden de registro, mientras que los detenidos han sido “sometidos a malos tratos y torturas”.

Además, un cambio reciente en la ley de Sri Lanka a la Ley de Ordenanza sobre Venenos, Opio y Drogas Peligrosas significa que los arrestados son recluidos en una delito no susceptible de fianza. En combinación con un sistema judicial disfuncional, esto significa que los arrestados pueden permanecer detenidos durante meses sin el debido proceso.

 

Dirigirse a los pobres

Los políticos de Sri Lanka han enmarcado la guerra contra las drogas como una crisis existencial, comparar la gravedad del problema de las drogas en el país hasta la anterior guerra civil de treinta años. Tiran Alles, ministro de Seguridad Pública de Sri Lanka dijo La operación logró desmantelar una red de contrabando que afirmaba que su objetivo era "desmantelar la misma red que distribuye estos venenos" mientras declaraban la guerra al peligroso inframundo criminal. Alles añadió que las preocupaciones sobre el “abuso de mujeres y niños” –muy probablemente como resultado de estas operaciones policiales– se abordarían mediante la creación de una línea directa atendida por mujeres policías.

En las semanas previas a la Operación Yukthiya, el presidente Ranil Wickremesinghe said que el tráfico de drogas y “otras actividades del hampa” serían erradicadas del país, independientemente de la influencia internacional, para garantizar que “las generaciones futuras puedan vivir sin miedo ni dudas”.

Según Satkunanathan, el objetivo de la operación eran “usuarios y personas que se dedican al tráfico o que se encuentran en el extremo inferior de la jerarquía del tráfico”, no actores clave en el tráfico de drogas de Sri Lanka, como sugieren los políticos. En cambio, las detenciones realizadas se dirigieron principalmente a comunidades pobres: si bien la operación supuestamente tenía como objetivo el tráfico de drogas, Sólo se han incautado 70 kilos de heroína.

Pero Satkunanathan dijo a TalkingDrugs que esto es “apenas una gota en el océano, [que] muestra a quién se dirigen o a quién se dirigen visiblemente”: los usuarios de bajo nivel, no los traficantes, son los más afectados por la violencia. 

Estas medidas violentas y el enfoque punitivo del control de drogas son un recordatorio de la brutal guerra contra las drogas emprendida en Filipinas por el presidente Duterte, donde más de 6,000 civiles fueron ejecutados en ejecuciones extrajudiciales durante su presidencia. El legado de su presidencia perdura a través de Políticas represivas sobre drogas en Filipinas; y aunque la magnitud de la muerte aún no es la misma en Sri Lanka, es motivo de preocupación. El ex presidente de Sri Lanka Maithripala Sirisena alabado El enfoque de Duterte sobre las drogas en 2019 y planeaba copiarlo: la Operación Yukthiya parece que este deseo se hizo realidad. 

 

Prisión decadente y rehabilitación brutal

Antes de la Operación Yukthiya, la infraestructura penitenciaria y de rehabilitación de drogas en Sri Lanka ya estaba en crisis.Las prisiones son según se informa un exceso de capacidad cercano al 200% y en condiciones de deterioro: estudio del 2020 La investigación realizada por la Comisión de Derechos Humanos de Sri Lanka reveló que las prisiones estaban literalmente desmoronándose, faltando piezas de las paredes y los techos y que los reclusos tenían un acceso muy limitado al agua y a los sanitarios. El hacinamiento era tal que algunos reclusos tenían que dormir de pie. Las cucarachas, los mosquitos y las chinches eran comunes y se pudrían en veranos insoportablemente calurosos. El acceso a la comida también es limitado y a los reclusos a menudo se les dan verduras podridas, no aptas para perros y gatos, según un recluso.

Todo esto equivale, como concluye el informe, a “condiciones de vida inhumanas” en las prisiones, que sólo empeorarán. La policía de Sri Lanka ya anunciado el domingo pasado que buscan arrestar a otras 40,000 personas a través de la operación en curso.

Los funcionarios de prisiones en su mayoría mantienen el orden mediante la violencia, dijo Satkunanathan a TalkingDrugs. Es probable que una nueva afluencia de reclusos genere “más tensión, y entonces habrá más probabilidades de que los agentes recurran a la violencia”.



Prisión mejor que rehabilitación

Como señalaron los reclusos de rehabilitación de Kandakadu que escaparon, algunos preferían el ambiente carcelario al que les espera en los centros de rehabilitación. Una ONU de 2017 reporte reveló que los centros se parecen más a prisiones, ya que los detenidos son obligados a usar uniformes, encerrados con alambre de púas y oficiales militares fuertemente armados. Estos centros sufren problemas de hacinamiento similares, confirmó Satkunanathan a TalkingDrugs. Una afluencia repentina de personas podría tener un efecto desestabilizador similar al que probablemente se produce en las prisiones. Los centros de tratamiento se basan en la abstinencia, sin acceso a metadona ni a ninguna otra intervención de reducción de daños. "No hay acceso a atención médica, ni siquiera durante los retiros", dijo Satkunanathan a TalkingDrugs. Los pacientes son castigados de forma rutinaria: están "sometidos a violencia, y la violencia es cotidiana y común". 

en un extremo case En 2022, cuatro oficiales militares fueron arrestados después de matar a golpes a un hombre en el Centro de Rehabilitación de Kandakadu.El hecho de que las operaciones policiales de Sri Lanka continúen a pesar de cualquier condena internacional presagia un período peligroso para las personas que consumen drogas en Sri Lanka. No sólo son abandonados en prisiones y supuestos “centros de rehabilitación”, sino que los medios de comunicación y los políticos los utilizan como chivos expiatorios por cuestiones sociales. Esta ola de violencia y detenciones no es el principio ni el fin del maltrato sistemático y el encarcelamiento de personas que consumen drogas; las prisiones y los centros de rehabilitación parecen al borde del colapso.

Publicación anterior
Cómo formula la UE políticas sobre drogas
Publicación siguiente
Cómo la atención que afirma el género es una reducción de daños

Contenido relacionado