1. Inicio
  2. Artículos
  3. Producción de cultivos de coca en Perú aumentó 9% en un año, poniendo fin a tendencia a la baja

Producción de cultivos de coca en Perú aumentó 9% en un año, poniendo fin a tendencia a la baja

La superficie utilizada en Perú para cultivar coca, a partir de la cual se produce la cocaína, ha aumentado un 9 por ciento en un año, a medida que aumenta el cultivo en toda la región andina.

Según la última Censo Perú Coca, publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) el 5 de diciembre, el área neta de cultivo de coca aumentó de 40,300 2015 hectáreas en 43,900 a 2016 9 hectáreas en 2017, un aumento del XNUMX %. Si bien este aumento es significativo, otros países andinos informaron aumentos aún mayores este año; en julio de XNUMX, los informes de la ONU encontraron que las áreas totales estimadas de tierra que se utilizan para cultivar coca en Colombia y Bolivia aumentó un 52% y un 14% respectivamente durante el mismo período.

Cabe destacar el aumento de Perú, aunque menor que el de sus vecinos, que marca el primer aumento en la producción ilícita de coca en el país durante cinco años. El cultivo de coca ha tenido una trayectoria descendente en Perú, el segundo mayor productor de cocaína del mundo, desde que el área de cultivo alcanzó un máximo de 62,500 hectáreas en 2011, según Datos de la UNODC.

Las nuevas cifras serán decepcionantes para el gobierno, ya que las autoridades habían proyectado recientemente un reducción gradual de las áreas productoras de coca – con el objetivo de cultivar solo 25,000 hectáreas para 2021.

El aumento en el área utilizada para el cultivo de coca podría estar relacionado con una caída en la erradicación de cultivos de coca por parte del gobierno. El Programa para la Erradicación y Reducción de Cultivos Ilícitos del Huallaga (CORAH) del gobierno señaló una Disminución del 16% en esta erradicación; de 35,868 2015 hectáreas en 30,151 a 2016 XNUMX hectáreas en XNUMX. Sin embargo, las razones detrás del aumento del cultivo podrían ser más complicadas que simplemente la reducción de la erradicación.

En 2016, el gobierno puso en marcha una iniciativa para proporcionar ingresos alternativos a los cocaleros de la región de los valles de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), donde se encuentra casi la mitad de la superficie cultivada con coca del país. VRAEM es también una de las regiones más empobrecidas del país. Bajo el nuevo enfoque, sin erradicación de CORAH tuvo lugar en el VRAEM en 2016, y el gobierno, en cambio, intentó alentar a los agricultores a cultivar diferentes cultivos, particularmente café. Esto ha resultado en gran medida un fracaso en la región debido a los incentivos financieros aparentemente insuficientes para que los agricultores participen en el cultivo de cultivos alternativos.

As TalkingDrugs reportado A fines de 2016, la producción de coca siguió siendo popular a pesar de esta iniciativa de desarrollo alternativo, ya que la planta se puede cultivar en suelos pobres, a gran altura y sin necesidad de una infraestructura sofisticada. Además, se puede cosechar un cultivo de coca alrededor tres veces al año, mientras que algunos cultivos de café pueden tardar hasta tres años hasta su primera cosecha; para los agricultores en situación de pobreza, ese período de tiempo es demasiado largo para obtener un ingreso sostenible. Tal vez como era de esperar, la superficie utilizada para el cultivo de coca en el VRAEM aumentó en un 11 por ciento, una proporción aún mayor que la tasa nacional, entre 2015 y 2016.

Sin duda, hay otros factores, incluidas las fuerzas del mercado, en juego en el aumento del cultivo de coca en Perú. No obstante, el intento del gobierno de disuadir a los agricultores de cultivar coca aparentemente ha sido ineficaz. Si los funcionarios estatales no mejoran las ganancias financieras potenciales a corto plazo para los agricultores en VRAEM y en otros lugares, parece poco probable que el cultivo de coca disminuya.

Publicación anterior
El juez de la Corte Suprema de Filipinas dice que la guerra contra las drogas de Duterte apunta a los "vendedores de poca monta", ignora a los "señores de la droga"
Publicación siguiente
La crisis de los opiáceos de la que la gente no habla

Contenido relacionado